9 jun. 2017

La izquierda global

El periodo entre 1945 y 1970 fue uno de extrema alta concentración de capitales a escala mundial y también de hegemonía geopolítica de Estados Unidos. En la geocultura, el liberalismo centrista llegó a su cumbre como ideología gobernante. Nunca antes el capitalismo pareció funcionar tan bien. Esto no habría de durar. El alto nivel de acumulación de capital, que en particular favoreció a las instituciones y al pueblo de Estados Unidos, alcanzó los límites en su capacidad para garantizar el necesario cuasi-monopolio de las empresas productivas.

La ausencia de un cuasi-monopolio significó que por todas partes la acumulación de capital comenzara a estancarse y los capitalistas comenzaron a buscar modos alternativos de sostener sus ingresos. Los principales modos fueron la relocalización de sus empresas productivas en zonas de costo menor y el involucramiento en la transferencia especulativa de capital existente, eso que le llamamos la financiarización. En 1945, solamente el desafío del poder militar de la Unión Soviética pudo enfrentar el cuasi-monopolio geopolítico de Estados Unidos. Para garantizar su cuasi-monopolio, Estados Unidos tuvo que acceder a un arreglo tácito pero efectivo con la Unión Soviética, apodado Yalta. Este arreglo implicó una división del poder mundial, dos tercios para Estados Unidos y un tercio para la Unión Soviética. Acordaron mutuamente no transgredir estos límites y no interferir con las operaciones económicas del otro en su propia esfera. También entraron en una guerra fría, cuya función no era derrocar al otro (por lo menos en el futuro previsible), sino mantener la incuestionada lealtad de sus respectivos satélites. Este cuasi-monopolio también llegó a su fin debido al creciente desafío a su legitimidad por parte de quienes se perdieron debido al statu quo. Además, este periodo fue también uno en que los movimientos anti-sistémicos tradicionales conocidos como la Vieja Izquierda –comunistas, social-demócratas y movimientos de liberación nacional– llegaron al poder estatal en varias regiones del sistema-mundo, algo que había parecido altamente improbable apenas en 1945. Un tercio del mundo estaba gobernado por los partidos comunistas. Un tercio estaba gobernado por partidos social-demócratas (o su equivalente) en la zona pan-europea (Norteamérica, Europa occidental y Australasia). En esta zona, el poder alternaba entre los partidos social-demócratas que profesaban el Estado de bienestar y los partidos conservadores que también aceptaban el Estado de bienestar, aunque con un alcance reducido. Y en la última zona, el llamado Tercer Mundo, los movimientos de liberación nacional llegaron al poder al obtener su independencia en la mayor parte de Asia, África y el Caribe, promoviendo así regímenes populares en la ya independiente América Latina. Dada la fortaleza de los poderes dominantes y en especial Estados Unidos, puede parecer anómalo que los movimientos anti-sistémicos llegaran al poder en este periodo. De hecho, fue lo opuesto. Al buscar resistir el impacto revolucionario de los movimientos anti-coloniales y anti-imperialistas, Estados Unidos favoreció concesiones con la esperanza y la expectativa de traer al poder fuerzas moderadas en estos países que estuvieran dispuestas a operar dentro de las normas aceptadas de comportamiento interestatal. Esta expectativa resultó ser correcta. El punto de quiebre fue la revolución-mundo de 1968, cuyo dramático aunque breve punto álgido entre 1966-1970 tuvo dos resultados importantes. Uno fue el final de la muy larga dominación del liberalismo centrista (1848-1968) como la única ideología legítima en la geocultura. Por el contrario, tanto la izquierda radical izquierdista como la ideología derechista conservadora recuperaron su autonomía y el liberalismo centrista fue reducido a ser solamente una de las tres ideologías en competencia. La segunda consecuencia fue el desafío a escala mundial para los movimientos de la Vieja Izquierda por todas partes, asegurando que la Vieja Izquierda no era anti-sistémica en lo absoluto. Su llegada al poder no había cambiado nada de ninguna importancia, decían los impugnadores. Estos movimientos fueron vistos ahora como parte del sistema que había que rechazar para que por fin tomaran su lugar los verdaderos movimientos anti-sistémicos. ¿Qué pasó entonces? Al principio, la derecha de nuevo afirmativa pareció ganar la partida. Tanto el presidente estadunidense, Ronald Reagan, como la primera ministra de Reino Unido, Margareth Thatcher, proclamaron el fin del desarrollismo dominante y el advenimiento de la producción orientada a la venta en el mercado mundial. Proclamaron TINA, ''there is no alternative''. Que no hay alternativa. Dada la decadencia del ingreso estatal en casi todo el mundo, la mayor parte de los gobiernos buscaron préstamos, que no podían recibir a menos que aceptaran los nuevos términos de TINA. Se les requirió reducir drasticamente el tamaño de los gobiernos y eliminar el proteccionismo, al tiempo de finiquitar los gastos del Estado de bienestar y aceptar la supremacía del mercado. Esto fue llamado el Consenso de Washington, y casi todos los gobiernos acataron este importante viraje de foco. Los gobiernos que no cumplieron fueron derrocados del cargo, lo que culminó en el colapso espectacular de la Unión Soviética. Después de algún tiempo en el cargo, los Estados que sí acataron descubrieron que la prometida alza en el ingreso real de gobiernos y trabajadores no ocurrió. Por el contrario, estos Estados sufrieron las políticas de austeridad impuestas sobre ellos. Hubo una reacción a TINA, marcada por el levantamiento zapatista en 1994, las exitosas manifestaciones de 1999 contra el intento en Seattle de promulgar garantías obligatorias para los llamados derechos de propiedad intelectual, y la fundación en 2001 del Foro Social Mundial en Porto Alegre, en oposición del Foro Económico Mundial, pilar de larga duración de TINA. Conforme la Izquierda Global recuperó fuerza, las fuerzas conservadoras necesitaron reagruparse. Dieron un viraje del énfasis exclusivo en la economía de mercado, y lanzaron su rostro socio-cultural alternativo. De inicio invirtieron mucha energía en asuntos como luchar contra el aborto o promover la conducta exclusivamente heterosexual. Utilizaron tales temas para jalar a sus simpatizantes hacia la política activa. Y entonces ellos recurrieron a la anti-inmigración xenofóbica, abrazando el proteccionismo al que los conservadores económicos se habían opuesto específicamente. Sin embargo, los simpatizantes de los derechos sociales expandidos para todos y el multiculturalismo copió la nueva táctica política de la derecha y exitosamente legitimaron a lo largo de la última década avances significativos en aspectos socio-culturales. Los derechos de las mujeres, los primeros derechos gay y luego el matrimonio gay, los derechos de los pueblos indígenas, todos fueron ampliamente aceptados. Así que ¿dónde estamos? Los conservadores económicos ganaron primero y luego perdieron fortaleza. Los conservadores socio-culturales que les siguieron ganaron primero y luego perdieron fuerza. Y no obstante la Izquierda Global parece desconcertada. Esto ocurre porque todavía no está dispuesta a aceptar que la lucha entre Izquierda Global y Derecha Global es una lucha de clase y que eso debería hacerse explícito. En la crisis estructural en curso en todo el sistema-mundo moderno, que comenzó en los 70 y que probablemente durará otros 30 años, el punto no es reformar el capitalismo, sino el sistema que sea su sucesor. Si la Izquierda Global va a ganar esa batalla, de manera sólida debe aliar las fuerzas contra la austeridad con las fuerzas multiculturales. Sólo reconociendo que ambos grupos representan el mismo fondo de 80 por ciento de la población mundial será probable que puedan ganar. Necesitan luchar contra el uno por ciento de hasta arriba y buscar atraer al otro 19 por ciento de su lado. Esto es exactamente lo que uno quiere decir cuando habla de lucha de clases. Texto: Immanuel Wallerstein

21 may. 2017

Prensa y corrupción hoy

Uno está acostumbrado a que un presunto del PP ponga la mano en el fuego por un imputado del PP. Sucede casi todos los días pares e impares, e incluso algún 29 de febrero se ha visto. Lo que suele ser menos común es que el director del segundo periódico de España ponga su teclado en el fuego para hacerse perdonar una noticia. Lo hizo este viernes el apacible y estoico Pedro G. Cuartango a toda plana en El Mundo, en un artículo titulado Cuando el problema es la prensa. Dice así mi querido ex compañero: “Yo estoy firmemente convencido de que Cristina Cifuentes es una persona honesta, pero no puedo dejar de publicar como director de un medio un informe de la policía judicial en el que se afirma que una alta autoridad del Estado ha podido cometer presuntos delitos o irregularidades”.
Creo que una de las esencias del periodismo consiste en no estar “firmemente convencido” de nada. Estar convencido de algo ya es grave. Pero estarlo “firmemente” roza los límites de la disciplina militar. Te recuerdo, Pedro, que ya no es necesario ponerse firmes ante Cristina Cifuentes: estoy “firmemente convencido” de que ya no es la delegada del Gobierno en Madrid. 

Según Cuartango, su periódico ha sufrido horribles críticas y padecido tormentosas tribulaciones por haber informado de que la UCO sospecha que Cristina Cifuentes cometió cohecho, prevaricación y otras lindezas para beneficiar a un empresario que donaba alegremente dineros al PP durante las campañas. Tal empresario, además de llamarse Arturo Fernández, aparece en todas las salsas judiciales que sazonan los infinitos casos aislados de corrupción española, desde las tarjetas black de Caja Madrid a la Púnica, la Lezo, Gürtel y la financiación bolivariana del toro que mató a Manolete. “He comentado en más de una ocasión que los periodistas cometemos errores y que, con frecuencia, nos dejamos llevar por el impacto de la noticia. A veces, los árboles no nos dejan ver el bosque. Pero eso son limitaciones de esta profesión que no invalidan lo esencial de nuestro cometido: informar, sobre todo, cuando se trata de verdades incómodas. No es una casualidad -y vuelvo a insistir en ello- que es precisamente en el momento en que asumimos la desagradable obligación de denunciar los abusos del poder cuando surgen voces para cuestionarnos y poner en solfa el periodismo. Curiosamente jamás he escuchado reproches sobre nuestro trabajo cuando éste se vuelve anodino y no molestamos a nadie” escribe el director de El Mundo. Para rematar, sin referirse a nadie de Podemos en concreto, con que “nada resulta más útil al populismo que la deslegitimación de la prensa”.
El artículo del director de El Mundo viene precedido por un editorial titulado No hay razones para imputar a Cifuentes aunque debe explicarse. Como suena. Estoy “firmemente convencido” de la equidistancia e imparcialidad de tan poco aleve argumento. Más, leyendo un texto en el que se nos habla de “las graves denuncias de corrupción que se ciernen sobre los antiguos dirigentes del PP madrileño”. Entre esos “antiguos dirigentes” está Miguel Ángel Ruiz, viceconsejero de Cifuentes que hace cuatro días, en el paleolítico democrático, dimitió tras ser imputado por la Púnica.
El periódico de la bola tampoco se corta a la hora de justificar su empeño en hacerse la rubia ante los presuntos mangoneos de Cifuentes, a quien no se puede calificar como “antiguo dirigente” pues solo lleva 25 años ocupando cargos y carguitos en el PP y sus gobiernos madrileños. Hay que salvar a Cifuentes, pues el peligro rojo acecha: ” Ni que decir tiene que una supuesta dimisión de Cifuentes por algún caso de corrupción supondría una gran victoria para la oposición y, muy probablemente, daría a los partidos de izquierda el poder de la Comunidad en las próximas elecciones autonómicas”. Qué horror. Gracias a dios, ante tan terrible amenaza, siempre contaremos con el apoyo de la prensa libre, independiente y “firmemente convencida”. Es más cómodo transcribir firmemente arrodillado que escribir de pie. Texto: Aníbal Malvar

1 abr. 2017

Vuelve Venezuela

El 9 de enero de 2017, la Asamblea Nacional venezolana desconoció al Presidente de la República, Nicolás Maduro. Votaron a favor de ese golpe de estado constitucional todos los diputados de la oposición salvo los tres diputados del partido de Henry Falcón, quienes entendieron la gravedad de esa decisión. Venezuela es un sistema político presidencialista desde 1811, influido por el constitucionalismo norteamericano. Al Presidente le vota directamente el pueblo -a diferencia de un sistema presidencialista como el español, donde al Presidente le vota el Parlamento- y le corresponde al Presidente, que es el Jefe del Estado, la dirección del país. Cuando la Asamblea decidió desconocer el poder legítimo del Presidente se estaba poniendo al margen de la Constitución. La prensa internacional no dijo nada. 


La gran discusión entre el Presidente Maduro y la Asamblea tiene que ver con las actas de tres diputados de Amazonas. Se ha demostrado que compraron votos entre otras muchas irregularidades, lo que obligaría a repetir la elección en esos tres casos. La Asamblea se declaró en rebeldía y decidió echar un pulso a la Presidencia de la República. A imitación del constitucionalismo europeo, cuando hay un conflicto constitucional entre poderes el Tribunal Supremo puede asumir competencias del Parlamento en los casos en que fuera necesario. Hasta un fantoche como Donald Trump ha tenido que asumir las decisiones recientes del Tribunal Supremo norteamericano. Con su tradicional irresponsabilidad, la derecha española llama a desobedecer el estado de derecho en Venezuela y la decisión del Tribunal Supremo. No me extraña de Esperanza Aguirre o Pablo Casado: el PP, especialmente en Madrid, ha financiado sus campañas electorales con dinero negro. Es decir, el PP lleva varías legislaturas usando maneras propias de golpistas. E históricamente, al menos desde 1936, tienen oído musical para esa partitura. Quienes digan desde España que los venezolanos deben desoír las decisiones de su Tribunal Supremo son unos irresponsables que tiren piedras no solamente sobre el tejado venezolano, sino también sobre el nuestro.
Por si fuera poco, esa Asamblea dominada por la oposición proclamó que el Presidente había abandonado su cargo (algo absurdo y evidentemente falso) y propuso convocar elecciones presidenciales en el plazo de un mes. Ese intento de golpe de estado desde el Parlamento no recibió ni una sola crítica de los que ahora dicen que hay un golpe de estado en Venezuela. Entre ellos, el máximo responsable de la OEA que ayer mismo se reunía en la Ciudad de México con ex presidentes latinoamericanos procesados por lesionar los derechos humanos, y el Departamento de Estado de los EEUU. Qué curioso que justo después haya salido la petición de Almagro de enjuiciar a Venezuela desde la OEA. El papel de Almagro como  Secretario General de la OEA está haciendo mucho daño a la tan necesaria institucionalidad internacional (Pepe Mujica ya se distanció de él de manera definitiva y dejó ver a quién se había vendido). Almagro lleva varios meses mintiendo. Por ejemplo, ha dicho en dos ocasiones recientes que a Venezuela se la ha aplicado la Carta Democrática de la organización (que, tras muchos trámites -ni siquiera iniciados-, podría llevar a su expulsión como ya ocurrió con Cuba pero nunca ha ocurrido con los Estados Unidos, pese a haber promovido golpes de Estado como el de Pinochet contra Allende). Pero era mentira, como demuestra que hoy mismo ha pedido a la OEA que aplique la Carta Democrática. Ergo miente. Todo el rato. Él sabrá por qué, pero en su Uruguay natal dicen que se ha vendido por un puñado de dólares a los que siempre han querido que América Latina sea el patrio trasero norteamericano. Washington siempre busca a un criollo para hacer la tarea del traidor. Almagro no vive en Montevideo.
 El Tribunal Supremo de Venezuela ha usado un artículo de la Ley de Hidrocarburos -la principal riqueza del país- que establece que los convenios internacionales y las asociaciones con grupos extranjeros deben ser aprobados por la Asamblea. Pero la Asamblea está en situación jurídica de desacato, de manera que no puede -ni quiere- firmar ningún acuerdo, lo que pone en riesgo financiero a Venezuela. Es por eso que el Tribunal Supremo ha asumido las competencias estrictas de la Asamblea para la aprobación de esos contratos, de manera que el país pueda asumir los compromisos necesarios en un momento económicamente complicado por el hundimiento de los precios del petróleo (preguntémonos en España qué pasaría si se hundiera un 80 % el turismo).
El Tribunal Supremo no ha disuelto la Asamblea ni se han convocado nuevas elecciones para elegir nuevos diputados. Lo contrario de lo que están diciendo los medios de comunicación. Lo único que está haciendo el tribunal supremo es asumir unas competencias concretas para evitar que Venezuela se paralice mientras dure el desacato. Si los diputados de la oposición quisieran, el desacato desaparecería de inmediato -bastaría con que reconocieran que los tres diputados elegidos en la Amazonía no pueden hacer uso de su acta debido a las muchas irregularidades probadas-, pero les resulta mucho más rentable seguir regalando falsas portadas a la prensa internacional. La derecha internacional, esa que se regala entre sí viviendas oficiales y que tiene una trama global de fondos buitres -donde están los Aznar, Botella, sus hijos, De Guindos, Rato, Aguirre y toda esa tropa de malos españoles donde también se ha colado algún “socialista” como Felipe González- quiere tumbar a Venezuela, igual que han hecho con Dilma Rousseff en Brasil. ¿Quién que no esté vendido a esos intereses puede decir que asumir de manera temporal unas competencias esenciales para firmar unos contratos sin los cuales un país se quedaría entregado a los capitales internacionales es un golpe de Estado? ¿No son acaso los mismos que ven “normal” desconocer al Presidente del Gobierno y llamar a nuevas elecciones? Demasiados hipócritas.
Venezuela necesita mucho diálogo. El choque entre instituciones es malo para el país. Esa debiera ser la tarea de España: ayudar al diálogo. En todo el continente latinoamericano. En México -desde donde escribo- han asesinado este último mes a tres periodistas (¿Nos imaginamos lo que pasaría si hubieran asesinado a tres periodistas en Caracas?) y hay al menos 30.000 desaparecidos. El día a día de México es la aparición de fosas con cadáveres, la trata, el asesinato de mujeres, la desaparición de líderes sociales, la creciente pobreza y desigualdad junto a una impunidad del Estado estremecedora. Aún lloran en México a los 43 estudiantes de Ayotzinapa y el Presidente Peña Nieto se ríe de las víctimas no reconociendo las lagunas que apuntan al ejército, a la policía y a políticos vinculados al narco en la desaparición de las muchachas y muchachos. Parece que el PP y sectores del PSOE quieren ver a Venezuela convertida en México.  Para seguir la trama de los negocios.
Hay mercenarios que desearían abocar a Venezuela a una guerra civil. Creen que así podrían volver a recuperar el paraíso que tenían cuando controlaban el petróleo contra los venezolanos y venezolanas. Se equivocan, porque el pueblo venezolano no va a permitir que eso ocurra. Apuntar en esa dirección es querer llevar a Venezuela a un escenario terrible como los que ha creado la OTAN y las potencias occidentales en Oriente Medio. Ojalá el Estado de derecho que forma parte de los logros civilizatorios de Europa pueda funcionar también en Venezuela.  Esa es la principal tarea en la que podríamos colaborar los españoles en ese país: ayudar a reforzar el Estado de derecho. Aunque el PP de la Gürtel y la Púnica ¿qué va a enseñar?
Fue el diario El país el que celebró el golpe de estado contra Chávez en 2002 y fue el Presidente Aznar el que ordenó a nuestro Embajador a reunirse con el Presidente golpista. Ayudemos a que no vuelva a ocurrir nada de esto. Para ello, es esencial que los que no tienen otros intereses que los del dinero, dejen a la justicia funcionar. Y que nadie sea tan hipócrita para pedir en otros países lo que no pedimos para el nuestro. Texto: Juan C. Monedero

30 mar. 2017

Carrero Blanco y la risa padre

Jan Kubis y Joseb Gaczik son dos héroes del pueblo checo. Consiguieron ese honor tras atentar contra Reynhard Heydrich, director de la Oficina Central de Seguridad del III Reich y acabar con su vida en el marco de la Operación Antropoide. “El carnicero de Praga” murió el 4 de junio de 1942 por las heridas causadas después de que Kubis y Gaczik lanzaran una mina antitanque modificada contra el vehículo en el que viajaba el jerarca nazi.
Los dos checos que mataron a Heydrich se refugiaron en la iglesia de San Cirilo y San Metodio, donde finalmente fueron encontrados por las tropas nazis y asesinados junto a otros miembros de la resistencia de Praga. Una placa les recuerda en ese templo con las siguientes palabras:

“En esta Iglesia ortodoxa de los santos Cirilo y Metodio murieron el 18 de junio de 1942, defendiendo nuestra libertad, los combatientes del ejército checoslovaco en el exterior Adolf Opálka, Jozef Gabcík, Jan Kubiš, Josef Valcík, Josef Bublík, Jan Hrubý, Jaroslav Švark.
El obispo Gorazd, el sacerdote Citel, el Dr. Petcek, el presidente de la comunidad religiosa S. y otros patriotas checos que facilitaron a los soldados un refugio fueron ejecutados. Jamás los olvidaremos”.

La muerte de Reynhard Heydrich fue tomada por Adolf Hitler como una cuestión personal y ordenó unas acciones de represión desconocidas hasta el momento y que fueron encargadas a Kurt Daluege. La más conocida de todas ellas fue la destrucción del poblado de Lidice y la aniquilación de sus habitantes. Todos ellos fueron asesinados, bien en fusilamientos sumarios en el pueblo o en el campo de exterminio de Chelmno. 

El escritor francés Laurent Binet, autor de un libro sobre el atentado contra Heydrich, hablaba así de la masacre de Lidice:
“Lidice simbolizó la barbaridad del nazismo, al igual que Gernika simbolizó la barbarie del franquismo y del fascismo”.
Las palabras de Binet vienen a demostrar que la esencia genocida de ambos regímenes era la misma. Colaboraron y participaron activamente para la realización de sus crímenes, por lo que celebrar y alegrarse de la muerte de un dirigente franquista debería estar al mismo nivel que hacerlo de cualquier dirigente nazi. La calificación personal de quien celebra una muerte o hace bromas sobre ella tendría que quedar circunscrita al ámbito moral, nunca al penal.
Ser demócrata en Europa está unido de forma indisoluble a ser antifascista. Algo que en España la herencia franquista de la transición impide ver con claridad. A Cassandra, una estudiante de 21 años, el fiscal Pedro Martínez Torrijos le pide dos años y medio de cárcel por celebrar la efeméride del asesinato de Luis Carrero Blanco, presidente del gobierno franquista, y por hacer chistes del atentado que le costó la vida. En el auto se afirma que sus tuits contienen “graves mensajes de enaltecimiento al terrorismo” y la acusa de un “delito de humillación a las víctimas”, recogido en el artículo 578.1 y 578.2, y 579 bis del Código Penal.
Sólo el hecho de que alguien pueda entrar en la cárcel por bromear o celebrar una muerte ya es grave, pero más lo es que una democracia defienda a los genocidas y verdugos del Estado de derecho. Una democracia que se preciara de serlo garantizaría el derecho a que cualquier ciudadano recordara con alborozo la muerte de un líder de la dictadura franquista.
Conmemorar la muerte de un jerarca nazi es algo asumido como normal en cualquier sociedad democrática, nadie sería juzgado por hacer una broma sobre el asesinato de Reynhard Heydrich, pero la democracia española asume como parte de su corpus penal que celebrar la de Carrero Blanco pueda llevar a una persona a la cárcel.
El nazismo y el franquismo son representaciones diferentes de la misma realidad. Los campos de concentración franquistas contaron con la asesoría de Paul Winzer, jefe de la Gestapo destacado en España, quien además instruyó a la Brigada Político-Social en tácticas de represión. España no será una democracia completa si no incluye el antifascismo como pilar fundamental de sus valores. No lo será si no acepta el derecho a celebrar la muerte de Carrero.Texto: A. Maestre

26 feb. 2017

Los rescates financieros y el coste oculto

Los rescates en la UE entrañan un coste oculto para los contribuyentes. Además de los fondos públicos utilizados para los rescates propiamente dichos, se han otorgado contratos de cientos de millones de euros a un pequeño número de consultoras financieras para asesorar a los Estados miembros y a las instituciones de la UE. 


Las llamadas Cuatro Grandes empresas de 'auditoría' del mundo (EY, Deloitte, KPMG y PWC), junto a un pequeño grupo de empresas de 'consultoría financiera', han diseñado los paquetes de rescate más importantes de la Unión. A estas empresas, además, se las ha recompensado con más contratos, a pesar de que hubieran prestado un mal asesoramiento y de que no dieran la voz de alarma en algunos momentos fundamentales.
Durante años, hemos estado investigando las medidas de austeridad y los extensos programas de privatización en Europa. A raíz de nuestro último informe -ver autores del texto- sobre la industria de la privatización en Europa, decidimos profundizar en las empresas que participan en los numerosos programas de rescate de la UE, y detectamos un patrón de una similitud sorprendente. El negocio del rescate revela los costes ocultos de los paquetes de rescate y una inquietante multitud de conflictos de interés.
Desde la crisis financiera de 2008, la ciudadanía europea se ha ido acostumbrando cada vez más a la idea de que se pueden utilizar fondos públicos para salvar de la quiebra a las instituciones financieras. Entre 2008 y 2015, los Estados miembros de la Unión Europea (UE), con la aprobación y el apoyo de las instituciones europeas, gastaron 747.000 millones de euros en distintos tipos de paquetes de rescate o planes de ayuda (como recapitalizaciones y otras medidas para proporcionar liquidez), además de comprometer otros 1,188 billones de euros en garantías sobre pasivos.
A octubre de 2016, los contribuyentes habían perdido para siempre 213.000 millones de euros ―el equivalente al PIB de Finlandia y Luxemburgo combinados, o 3 años y 3 meses de todos los gastos militares de la Federación Rusa ― como resultado de los diversos paquetes de rescate. 

A pesar de lo considerable de esta creciente cifra, los paquetes de rescate conllevan aún otro coste oculto: los honorarios astronómicos que cobran los expertos financieros que asesoraron a los Gobiernos y a las instituciones de la UE sobre cómo rescatar a los bancos. Texto: Sol Trumbo Vila y Matthijs Peters. Ver también: El coste.

25 feb. 2017

Rivalidad entre imperios (Parte IV de IV)

Las contradicciones del equilibrio de poder

Tras los desastrosos fracasos en Irak y Afganistán, la nueva estrategia de equilibrio de poder de USA responde a su intento de estabilizar la región sin comprometerse a un despliegue de tropas a gran escala. Consciente del declive de EE UU como potencia en la región, trata de cerrar acuerdos con Estados como Irán, que hasta ahora eran a los ojos de Washington simplemente enemigos. Al mismo tiempo, necesita asegurarse la fidelidad de rivales regionales como Arabia Saudí e Israel, pero cada vez que EE UU se inclina en una dirección, los del otro lado hacen todo lo posible por socavar cualquier acuerdo con sus adversarios. A resultas de ello, Washington tiene dificultades para moverse en este berenjenal de intereses contradictorios. La expansión del EI en Siria e Irak ha puesto a prueba la estrategia de los EE.UU. Este ha forjado una coalición internacional de 60 países para contener, debilitar y a ser posible destruir el EI, pero se ha negado a desplegar tropas de combate en ninguno de estos dos países. En vez de ello, ha lanzado una vasta campaña de bombardeos contra el EI para apoyar a fuerzas terrestres aliadas, acompañadas de un número creciente de asesores y fuerzas especiales estadounidenses.
En Siria, EE UU ha establecido una alianza de hecho con Assad. Un reciente titular del Wall Street Journal lo dice todo: “EE UU ha mantenido contactos con el régimen de Assad durante años”. El diario informa que “en 2014, cuando EE UU multiplicó las incursiones aéreas contra los yihadistas, funcionarios del Departamento de Estado llamaron por teléfono a sus homólogos del ministerio sirio de Asuntos Exteriores para asegurarse de que Damasco diera vía libre a los aviones estadounidenses en los cielos de Siria”. Assad aprovechó la oportunidad para aplastar a lo que quedaba de la revolución en vez de combatir al EI. A su vez, EE UU entrenó en Arabia Saudí a una pequeña fuerza de oposición para combatir, no contra Assad, sino contra el EI, en un esfuerzo en gran parte infructuoso. En Irak, EE UU bombardea las posiciones del EI, mientras el Estado chií y el gobierno regional kurdo se encargan de la ofensiva terrestre.
EE UU se ha apoyado en este esfuerzo en sus alianzas tradicionales con Egipto, Turquía, Arabia Saudí e Israel. Al mismo tiempo, no solo coopera con Siria, sino también con Irán y Rusia. Ha suscrito un acuerdo con Irán relativo a su programa nuclear, por el que Teherán acepta restricciones e inspecciones a cambio de un alivio de las sanciones económicas occidentales. Todavía más desconcertante es el hecho de que Washington se haya visto forzado a dirigirse a Rusia para entablar negociaciones con Assad con vistas a un acuerdo de paz en Siria, aun estando empantanado en una nueva guerra fría con el Kremlin. Consciente de la debilidad de Washington, Putin decidió lanzar su propia guerra aérea en Siria. Pese a las afirmaciones de Putin de que combate al EI, más del 80% de sus incursiones aéreas han estado apuntando a otros objetivos, incluidas fuerzas apoyadas por EE UU.

Aliados desbocados

Israel, Turquía y Arabia Saudí se oponen categóricamente a los acuerdos de los EUA con sus respectivos adversarios regionales. Cada uno de estos países ha intentado impedir su pacto nuclear con Irán y su búsqueda de un acuerdo de paz que preserve al Estado sirio mediante interferencias en el interior de EE UU. A pesar de ser aliados de EE UU, cada uno de ellos adopta medidas que se cruzan en el camino de la política del gobierno USA. En una interferencia sin precedentes en la política estadounidense, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, apoyó al candidato republicano Mitt Romney frente a Obama en las elecciones presidenciales de 2012. Asimismo, ninguneó al presidente cuando aceptó una invitación de los republicanos para hablar en el Congreso sobre Irán en 2015. 
Turquía, a pesar de ser miembro de la OTAN, también actúa por su cuenta de un modo agresivo con arreglo a sus propios planes. Bajo el régimen de Recep Erdogan, practica lo que algunos han denominado “neootomanismo”, presentándose como un nuevo modelo para Oriente Medio: un régimen islámico moderado con una floreciente economía neoliberal. Después de aplastar su propia “primavera” turca en el parque Gezi en 2013, el presidente turco lanzó al poco tiempo una campaña para hacer retroceder al Partido Democrático del Pueblo (HDP) en las últimas elecciones: un partido de izquierda que defiende a los kurdos. Después de adoptar medidas represivas contra el HDP, reanudó la guerra contra el Partido Kurdo de los Trabajadores (PKK). Este ataque a los kurdos, cuyo partido hermano en Siria cuenta con el apoyo parcial de EE UU, amenaza con socavar los intentos estadounidenses de asegurar una solución política en Siria.
Turquía también reaccionó enérgicamente tras la intervención rusa en Siria en defensa de Assad, abatiendo un avión ruso que estaba bombardeando en una zona fronteriza en litigio, habitada por la minoría turcomana siria. Rusia respondió imponiendo sanciones draconianas a Turquía y amenazó con disparar contra cualquier caza turco que penetrara en el espacio aéreo sirio.
Arabia Saudí es otro de los países que han tomado un rumbo cada vez más independiente. Ha mantenido la producción de petróleo en su nivel actual, asegurándose de que su precio siga bajando a medida que se desacelera el crecimiento de la economía mundial. EE UU se beneficia en parte de esta situación, ya que asesta un nuevo golpe a la economía rusa, ya de por sí debilitada a raíz de las sanciones occidentales. Claro que los saudíes también persiguen otros objetivos: pretenden socavar la industria de fracturación hidráulica (fracking) estadounidense, que para ellos es una competidora. Además, se resisten a dejar que aumenten los precios del petróleo, por mucho que esto les genere un déficit presupuestario nunca visto en Arabia Saudí, por temor a que unos precios más altos favorezcan a la industria petrolera de Irán e Irak.
El peligro de la política saudí para EE UU estriba en que hará que Rusia e Irán estrechen sus relaciones con China. Esto amenaza con minar la estrategia de equilibrio de poder de USA y su esfuerzo por prevenir el ascenso de una alianza rival que tenga acceso independiente a las reservas de petróleo y gas natural. Riad había intentado a la desesperada impedir el acercamiento entre EE UU e Irán y un posible acuerdo de paz en Siria que preservara el régimen de Asad, además de desviar la atención de la crisis presupuestaria en que está sumido el país debido a la caída de los precios del petróleo. Para alcanzar estos objetivos recurrió al sectarismo: ejecutó a 47 prisioneros acusados de terrorismo, incluido el famoso dirigente de la rebelión chií contra la monarquía saudí en 2011, el jeque Nimr al Nimr. Irán condenó el acto, y su líder supremo declaró que “la mano divina de la represalia apretará el cuello de los políticos saudíes”. El gobierno iraní permitió asimismo que una protesta popular en Teherán saqueara la embajada saudí.
Riad obtuvo la respuesta que buscaba y aprovechó la ocasión: junto con Bahréin, Sudán y Kuwait, rompió las relaciones diplomáticas con Irán y los Emiratos Árabes Unidos las rebajaron de nivel. En estos momentos, la región entera está todavía más polarizada en bloques sectarios, uno dirigido por Irán y el otro por Arabia Saudí, lo cual dificultará aún más que EE UU pueda mediar en algún tipo de acuerdo que preserve el régimen sirio. Sin embargo, Arabia Saudí sigue siendo un aliado clave en la región. USA acaba de aprobar un nuevo contrato por un valor de 1.290 millones de dólares para este país, que actualmente libra una brutal guerra aérea en Yemen que se ha cobrado ya miles de vidas.

Liberales contra neoconservadores

Varios neoconservadores, como Robert Kagan, han criticado la política exterior de Obama, afirmando que de hecho EE UU no se halla en declive relativo, sino que sufre de falta de voluntad política. Kagan defiende que Obama debería abandonar su estrategia de equilibrio de poder y en su lugar desplegar 50 000 tropas terrestres en Irak y Siria para destruir el EI y poner orden en estos países y en toda la región/46. La postura de Kagan se basa en la negación de la realidad del declive de EE UU. Para EE UU otra guerra sobre el terreno en la región sería igual de desastrosa que la invasión original de Irak. Pero demuestra correctamente que la estrategia de USA apenas tiene probabilidades de triunfar.
USA ha respondido a sus críticos con una campaña mediática en la que defiende su estrategia y celebra una sucesión de éxitos contra el EI. En Irak, han logrado algunas victorias: el bombardeo de posiciones del EI en Ramadi ha permitido a las fuerzas especiales suníes y líderes tribales expulsar al EI de la ciudad. En realidad, sin embargo, el EI no ofreció mucha resistencia, prefiriendo retirarse a su bastión en Mosul, donde ha concentrado sus tropas, que están cayendo en el mismo momento que se escriben estas líneas. Por mucho que el Estado iraquí puedan derrotar allí al EI, es probable que se topen después con una guerra de guerrillas durante años. Es más, EE UU ha avanzado muy poco en la superación de las divisiones étnicas y sectarias dentro del país. La élite y las masas suníes siguen viendo el Estado gobernado por los chiíes como un opresor. Y los kurdos han conseguido la independencia de hecho en su parte del país.
En Siria, EE UU busca a la desesperada un acuerdo de paz, pero dado el apoyo intransigente de Rusia a Assad y la hostilidad absoluta de la oposición alineada con EE UU hacia el dictador, es difícil ver alguna solución fácil para una transición ordenada. Las partes contendientes persiguen fines muy distintos, e incluso si se llega a un arreglo, en el mejor de los casos mantendrá el actual Estado neoliberal que ha condenado a la miseria de los trabajadores y campesinos del país y que dio pie en su momento a la revuelta popular.

El efecto geopolítico del bajón económico mundial

La desaceleración económica mundial seguramente intensificará los cismas y las crisis regionales dentro del orden multipolar asimétrico. La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ha advertido que el sistema mundial se enfrenta “al riesgo de un nuevo periodo de crecimiento mediocre-bajo durante un tiempo prolongado”. A diferencia de 2008, el epicentro de las tendencias a la crisis en el sistema se halla en China, que experimenta una desaceleración con una tasa de crecimiento oficial de alrededor del 6,8 %, pero hay quienes calculan que la cifra real está más cerca del 3 %. Los estímulos del Estado han agravado el problema de la sobreinversión, la sobrecapacidad, la caída de la tasa de beneficio y el alto nivel de endeudamiento.
La desaceleración china golpea a sus economías tributarias de América Latina a Asia. Debido a colapso de los precios de las materias primas, países como Brasil, Venezuela y Rusia han caído en una profunda recesión. En efecto, actualmente los BRICS suelen responder al calificativo de “los cinco frágiles”, y hay quien ha ampliado su número para incluir a “los diez atribulados”. Algunos países situados en el corazón del sistema, como Canadá, también se han visto arrastrados a la recesión, y otros como Australia han comenzado a crecer menos. Mientras China arrastra la economía mundial pendiente abajo y Europa no sale del estancamiento, la recuperación de EE UU es la más sólida de las economías capitalistas avanzadas. Temiendo la perspectiva de la inflación, el banco central estadounidense, la Reserva Federal, ha dado prioridad al capital de su propio país y ha elevado los tipos de interés. Este aumento debilitará todavía más a unos mercados emergentes ya sacudidos por la caída de los precios de las materias primas.
Los capitales ya han empezado a huir a EE UU como apuesta más segura, dejando a los mercados emergentes sin apenas posibilidad de invertir. El Instituto de Finanzas Internacionales informa que los flujos netos de capitales serán negativos para los mercados emergentes por primera vez desde 1988. El aumento de tipos de la Reserva Federal también empujará al alza los tipos de interés en los mercados emergentes justo cuando convendría rebajarlos para favorecer el crédito y la inversión. Finalmente, los préstamos en dólares resultarán más caros de devolver. Así, Nouriel Roubini predice que “el abandono de la política de tipos cero por parte de la Reserva Federal provocará graves problemas a aquellas economías emergentes que tienen amplias necesidades de créditos internos y externos, una enorme deuda denominada en dólares y una gran fragilidad macroeconómica y política. La desaceleración económica de China, junto con el fin del superciclo de las materias primas, generará todavía más vientos en contra para las economías emergentes”.
Aunque no es posible predecir cuál será el efecto a largo plazo del bajón económico mundial en el equilibrio de poder entre las grandes potencias, sabemos que intensificará las rivalidades en el sistema en la medida en que cada Estado aplica políticas en interés de su respectiva clase capitalista y pretende que sus competidores paguen el precio de la desaceleración en curso. Además, las crecientes tensiones militares entre Estados rivales presionarán sobre unos presupuestos ya muy mermados por las enormes deudas contraídas con el rescate del capitalismo tras la crisis financiera de 2007-2008.
También agravará las crisis regionales. Los países asiáticos, ya embarcados en sendos conflictos, se dedican ahora a efectuar devaluaciones competitivas de sus respectivas monedas. En Europa, el estancamiento ya está exacerbando las tendencias centrífugas que amenazan a la UE. El creciente descontento con la austeridad genera una oposición a la UE tanto de izquierda (como muestran los ejemplos de Syriza en Grecia y de Podemos en España) como de derecha, encabezada esta última por una serie de partidos que alimentan sentimientos xenófobos contra los inmigrantes, los refugiados y los musulmanes. Incluso Rusia ha intervenido en varios países para financiar partidos de derecha, incluido el Frente Nacional francés para minar las bases de la UE. Tal vez lo más preocupante sea el efecto que tendrá la desaceleración global en Oriente Medio. Desgarrado por las potencias imperiales que respaldan a bandos opuestos en la rivalidad entre Estados de la región, la caída del precio del petróleo generará enormes tensiones en la economía de estos países, que depende casi totalmente de las rentas petroleras. Arabia Saudí ya registra un déficit récord de 98.000 millones de dólares, y algunos analistas temen que podría agotar sus reservas de divisas de 640.000 millones de dólares de aquí a 2020. Los demás países productores de petróleo de la región también se verán muy afectados, incluidos los rivales de Arabia Saudí: Irán e Irak. Bajo la presión presupuestaria, todos estos Estados estarán todavía más tentados de desviar la atención de sus recortes presupuestarios mediante el ruido de sables nacionalista y la utilización de minorías religiosas como chivos expiatorios.

Tendencias contrapuestas

Mientras que otra ronda de crisis intensificará la rivalidad en el orden mundial multipolar asimétrico, tres tendencias contrapuestas reducen la posibilidad de que degenere en una guerra abierta. En primer lugar, los principales centros de acumulación de capital en el mundo, inclusive EE UU y China, están sumamente integrados en el plano económico. Apple, por ejemplo, que realiza la gran mayoría de sus desarrollos de alta tecnología y diseño en EE UU, depende en buena medida de la empresa taiwanesa Foxcon y de sus fábricas radicadas en China continental. Esto significa que las clases capitalistas y sus Estados tienen un interés económico en evitar conflictos hostiles.
En segundo lugar, EE UU tiene una ventaja militar aplastante sobre sus rivales menores. A pesar del aumento de los presupuestos de defensa de China y Rusia, EE UU todavía gasta más en este terreno que sus inmediatos seguidores juntos. Es la única potencia militar realmente global, lo que induce a las potencias imperialistas menores a evitar el enfrentamiento abierto con EE UU. En tercer lugar, EE UU, China y Rusia tienen grandes arsenales nucleares. El espectro de lo que durante la guerra fría se llamaba “destrucción mutua asegurada” acecha detrás de cada conflicto menor. Todos están interesados en evitar este tipo de conflagración. Estos tres factores frenan el desarrollo de guerras abiertas entre EE UU y sus rivales. Es más probable que las rivalidades se diriman a través de una cooperación antagonista o un pulso como el de la guerra fría. No obstante, la alteración continua del equilibrio de poder económico acumula tensiones crecientes en el sistema, sobre todo entre EE UU y China. Texto: Ashley Smith. Ver: Parte I

15 feb. 2017

Rivalidad entre imperios (Parte III de IV)

El principal teatro de la nueva rivalidad imperial es tal vez Oriente Medio. Tras las graves derrotas de Bush en la región, Obama esperaba poner fin a las ocupaciones de Irak y Afganistán y redirigir sus fuerzas a Asia. La revista Foreign Affairs, que es esencialmente el laboratorio de ideas del imperialismo estadounidense, subrayó el cambio con la portada de su último número de 2015: “El Oriente Medio postamericano”. Sin embargo, las crisis expansivas de la región, cuyo ejemplo más dramático es el ascenso del Estado Islámico (EI) en Irak y Siria y su atentado terrorista en París, han obligado a Obama a dar prioridad de nuevo a Oriente Medio. Imposible exagerar la inestabilidad de la región: Irak, Siria, Libia, Yemen, Sudán y Somalia, o bien son Estados fallidos, o bien están fragmentados a causa de sus guerras civiles sectarias y la intervención extranjera.
Ante el debilitamiento de su posición, EE UU ha aplicado una estrategia de equilibrio de poder con la esperanza de restablecer el orden en el sistema de Estados de la región. La nueva estrategia de Obama, sin embargo, ha dejado un mayor margen de maniobra a otras potencias internacionales y regionales, como demuestra de la forma más acuciante la guerra aérea lanzada por Rusia en defensa de Asad en Siria. Todas las intervenciones de las potencias imperiales y regionales no han hecho más que empeorar la crisis de la región. 

Esta evolución tiene dos causas profundas. En primer lugar, la desastrosa invasión y ocupación de Irak por parte de EE UU. En un intento desesperado de quebrar la resistencia iraquí, EE UU utilizó el viejo truco imperial de dividir y mandar, enfrentando entre sí a suníes, chiíes y kurdos. EE UU desmanteló el ejército de Sadam y animó a las milicias chiíes a unirse a las fuerzas de seguridad del nuevo Estado, atacar a Al Qaeda en Irak (AQI) y en general a la resistencia suní. Esto desencadenó una guerra civil sectaria, que ganaron las fuerzas chiíes. Estas establecieron un régimen fundamentalista chií que oprime a la población árabe suní. EE UU contribuyó entonces a generalizar y profundizar la división sectaria en la región, y lo hizo en respuesta a la aparición de Irán como principal beneficiario de la guerra de Irak. Teherán incorporó el Estado chií de Irak a su bloque, junto con Siria, el Hezbollá de Líbano y, durante un tiempo, a Hamás en Gaza. Para contener a Irán, EE UU se valió de Arabia Saudí e Israel, que han intensificado su campaña contra lo que comenzaron a calificar de “creciente chií”. Presionaron a EE UU para atacar a Irán a fin de obligarle a abandonar su supuesto proyecto de dotarse de armas nucleares.

Contrarrevolución

La segunda causa de la crisis de la región radica en la contrarrevolución lanzada contra la “primavera árabe” en 2011 y 2012. Antes incluso de esto, el Movimiento Verde iraní se rebeló en 2009 contra el fraude electoral que dio vencedor a Mahmud Ahmadineyad, siendo objeto de una brutal represión por parte del Estado. Después, en 2011, los estudiantes, trabajadores y campesinos árabes se movilizaron y tumbaron los regímenes dictatoriales de Túnez y Egipto, inspirando intentos similares en toda la región. Fueron tres las fuerzas contrarrevolucionarias que acabaron con la revuelta: las potencias imperialistas, los Estados existentes y los fundamentalistas islámicos, particularmente el sucesor de AQI, el EI.
EE UU se opuso inicialmente a los levantamientos populares y defendió al gobernante egipcio Hosni Mubarak, pero después recapacitó y trató de cooptarlos sacrificando a los dictadores para salvar a los Estados. Después jugó con la idea de intentar aprovechar algunas revueltas para deshacerse de algunos “enemigos” poco fiables, como el libio Muamar el Gadafi. Sin embargo, cuando su guerra aérea en Libia produjo otro Estado fallido y dio pie al asesinato de su embajador, EE UU optó por defender el orden establecido. Miró para otro lado cuando un régimen después de otro aplastó los levantamientos a sangre y fuego. Guardó silencio cuando Arabia Saudí, por ejemplo, invadió Bahréin para acabar con la revuelta en este país.
En Egipto, los Hermanos Musulmanes, que accedieron al gobierno con la elección de Mohamed Morsi en 2012, se mostraron dispuestos a colaborar con el imperialismo estadounidense, cerrando los túneles por los que se abastecía a Gaza y prosiguiendo con las reformas neoliberales de Mubarak. Sin embargo, la clase dominante egipcia no se fiaba de la Hermandad. Aprovechando el creciente descontento con el gobierno de Morsi, el ejército egipcio realizó un golpe de Estado en 2013 y aplastó no solo a la Hermandad, sino también al propio movimiento popular. Aunque al principio retuvo algunas ayudas militares al nuevo régimen, EE UU cambió finalmente de rumbo y reanudó el apoyo. Glenn Greenwald escribió que “EE UU ha enviado repetidamente armas y dinero al régimen incluso cuando sus abusos se agravaron. Como ha señalado con sutileza el New York Times, ‘funcionarios estadounidenses…indicaron que no dejarían que sus preocupaciones por los derechos humanos fueran un obstáculo para el aumento de la cooperación con Egipto en materia de seguridad”.
En Yemen, Washington improvisó lo que llamaría una “transición ordenada”. Negoció la sustitución del veterano dictador Ali Abdula Saleh por su vicepresidente, Abd Rabuh Mansur Hadi. Obama optó asimismo por una solución yemení en Siria, reclamando la dimisión de Assad, pero apoyando al mismo tiempo el mantenimiento del Estado existente. Actualmente, el gobierno USA mantiene una alianza de hecho con Asad contra el EI. Algunos políticos del sistema, como el Lord Smith del imperialismo estadounidense, Henry Kissinger, incluso aconsejan que se desista de reclamar que Assad abandone el poder.
Otras potencias imperialistas menores también han acudido en defensa del orden establecido. Rusia y China han apoyado al régimen iraní del mismo modo que a Assad en Siria, con el fin de preservar sus propios intereses económicos y geopolíticos en la región. Rusia desea mantener su alianza con el régimen sirio, conservar su base naval en el litoral del país y proyectarse como intermediaria en la región frente a EE UU. China quiere debilitar la dominación estadounidense con ánimo de abrir posibilidades de inversión en Irán y obtener acceso a las reservas energéticas de otros países.
La segunda fuerza de la contrarrevolución fueron los Estados existentes en la región. Arabia Saudí reprimió su propia rebelión de los chiíes y aplastó el levantamiento, protagonizado sobre todo por chiíes, en Bahréin. De modo similar, Asaad desató una guerra contra la revolución siria, lanzando bombas contra la población civil del país y dividiéndola según criterios sectarios y étnicos. El Estado chií de Irak, bajo los gobiernos de Nouri al Maliki y ahora de Haidar al Abadi, aplastó la primavera iraquí, reprimiendo en particular a la población suní. Al mismo tiempo, las potencias regionales intentaron manipular la revuelta al servicio de sus propios intereses, apoyando a determinadas facciones del levantamiento popular frente a sus rivales. Así, Turquía, Arabia Saudí y Catar han apoyado a diversas fuerzas contrarias a Asad. Por otro lado, Irán y Hezbollá se juntaron para apoyar al régimen sirio. Ambos bandos han respaldado a sendos rivales en la guerra civil de Yemen.
La tercera fuerza de la contrarrevolución es el fundamentalismo islámico. El EI es la expresión más reaccionaria de esta corriente. En Siria volvió sus armas, no contra el régimen, sino contra la revolución popular, incluidos los kurdos, que habían establecido una zona autónoma en Kobane. También colaboró con Asad, vendiendo petróleo a su régimen. En Irak, el EI secuestró la primavera iraquí e impuso su régimen reaccionario en las zonas suníes del país, donde la población lo veía como un mal, pero un mal menor en comparación con el régimen fundamentalista chií de Bagdad. Resulta trágico que la izquierda de la región fuera tan débil que no supo organizar una alternativa a esta quinta columna en las revueltas. Habiendo perdido la esperanza y desesperados por huir de la crisis, millones de personas han abandonado sus tierras asoladas por la guerra en Siria, Irak, Yemen y Afganistán, desplazándose en su mayoría a países vecinos. Alrededor de un millón se han abierto camino hasta Europa para solicitar asilo. Globalmente, nada menos que 60 millones de personas huyeron de catástrofes de diversos tipos en 2015. Texto: Ashley Smith. Ver: Parte I

14 feb. 2017

Rivalidad entre imperios (Parte II de IV)

La reafirmación imperial de EE UU le causa conflictos con las potencias emergentes, especialmente China y Rusia. Gilbert Achcar tuvo razón al calificar a EE UU y sus dos antagonistas de “la tríada estratégica” del sistema de Estados surgido de la guerra fría. EE UU está decidido a asegurar que o bien los integra en su orden internacional neoliberal, o bien los frena y disuade como rivales. Al mismo tiempo, y debido a su declive relativo, tiene que llegar a acuerdos con esas potencias, no solo en materia económica, sino también en relación con las regiones conflictivas en las que no puede imponer una solución por sí mismo o a través de sus representantes locales. Los principales terrenos de conflicto entre EE UU y sus nuevos rivales son Asia, Europa y Oriente Medio. En Asia, EE UU reconoce que actualmente se enfrenta a un rival emergente y potencial, que es China. Se trata de la segunda economía más grande del mundo y del principal país exportador. Ha integrado a la mayoría de economías asiáticas, recorre el mundo en busca de recursos y oportunidades de inversión y se ha vuelto cada vez más agresiva en la defensa de sus intereses en Asia, América Latina y África.
China expande rápidamente su potencial militar, especialmente su fuerza aérea y naval, a fin de proteger y proyectar sus intereses. Por ejemplo, hace poco anunció que estaba construyendo su primer portaaviones para sumarlo al otro que ya tiene, el Liaoning, adquirido de Ucrania en 1998. La proyección regional del poderío chino ha dado lugar a intensos pulsos con otros países. Los dos conflictos más importantes son los derivados de las reivindicaciones de soberanía contrapuestas sobre dos archipiélagos a causa de su ubicación estratégica en las rutas de navegación, caladeros de pesca y reservas subacuáticas cercanas de petróleo y gas natural. En uno de los casos, China se halla en disputa con Japón en torno a las islas Diaoyu, que los japoneses llaman Senkaku, en el mar del Sur de China. En el otro, ha expresado su reivindicación sobre las islas Spratly y Paracelso, en el mismo mar del Sur de China, frente a varios países, entre ellos Filipinas y Vietnam.
Para hacer frente al ascenso de China, el gobierno USA anunció su política de “El eje central para Asia” (The Pivot to Asia) en, que después de percatarse de sus connotaciones agresivas, rebautizó con el nombre de “El reequilibrio para Asia” (The Rebalance to Asia).El propósito es consolidar su alianza histórica con sus aliados de la guerra fría, como Japón, atraer a otros nuevos, como India e incluso Vietnam, y apoyar a estos países en sus conflictos con China.Tiene previsto proyectar su poderío económico por medio del Tratado de Asociación Transpacífica (TransPacific Partnership, TPP), que excluye a China. Obama reveló el carácter imperial del acuerdo en su discurso sobre el estado de la nación de 2015 ante el Congreso, cuando declaró que “China quiere dictar las normas para la región del mundo que más crece. Esto pondría en desventaja a nuestros trabajadores y nuestras empresas. ¿Por qué íbamos a permitir que esto ocurra?”. Abundando en esta idea, el secretario de Defensa, Ashton Carter, declaró que “la aprobación del TPP es para mí igual de importante que otro portaaviones”. EE UU tiene destinado el 60 % de su flota de guerra a la región para intervenir en los conflictos latentes.
Washington utilizará estos conflictos con China y su semialiada Corea del Norte, que recientemente ha afirmado que ha detonado una bomba de hidrógeno, para impulsar lo que no puede calificarse de otra cosa que de una nueva carrera de armamentos en Asia. Casi todos los aliados regionales de EE UU aumentan sus presupuestos militares, incluido Japón, que ha modificado su constitución pacifista e incrementado su gasto militar en los últimos tres años.

China responde

El “eje central” de Obama ha provocado a su vez el deseo de China de mostrar más músculo en defensa de sus intereses, respondiendo con su propia contraestrategia política, económica y militar. Se dedica a cortejar activamente a los países de la región con el fin de estrechar lazos políticos con ellos, confiando en que su potencial económico permitirá superar toda división política; trata de consolidar su propio pacto comercial, la Zona de Libre Comercio de Asia-Pacífico (Free Trade Area of the Asia Pacific, FTAAP), que excluye a EE UU; finalmente, ha incrementado drásticamente su presupuesto de defensa anual, de alrededor de 12 000 millones de dólares en 2000 a 145.000 millones en 2015. China también ha forjado nuevas agrupaciones geopolíticas y económicas para hacer frente a EE UU. En Asia Central, China y Rusia han creado la Organización de Cooperación de Shanghái, que abarca la mayor parte de la región e incluso a Irán. Utiliza estas relaciones para poner en pie lo que llama la Nueva Ruta de la Seda. Construye carreteras, líneas férreas y oleoductos que comunican Europa y Oriente Medio con Asia Central y el noreste de Asia.
En el plano internacional, China lanzó la alianza de los BRICS para facilitar el comercio y la cooperación política entre las potencias emergentes. Uno de sus proyectos consistía en crear el Nuevo Banco de Desarrollo para que rivalice con el FMI y el Banco Mundial. No es por casualidad que el nuevo banco tendrá su sede central en Shanghái y que prestará fondos a los países en desarrollo, especialmente para proyectos de extracción de materias primas que China necesita. En una incursión paralela en el mundo de las finanzas internacionales, China ha creado recientemente el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras, que no incluye a EE UU ni a Japón, pero que ha conseguido la adhesión de Australia y el Reino Unido, entre otros países a los que Washington había presionado para que no participaran.
China espera utilizar estas instituciones para penetrar en nuevos países y abrirlos a sus inversiones, a sus exportaciones y a la extracción de materias primas. En América Latina, China es actualmente el segundo socio comercial y de inversión de la región, detrás de EE UU. Se ha convertido en el socio comercial más importante de África, con la que intercambia mercancías por valor de alrededor de 160.000 millones de dólares al año. Preocupado por la pérdida de terreno en África, EE UU ha establecido su nuevo centro de mando militar, AFRICOM, y so pretexto de combatir el terrorismo ha instalado en el continente una nueva cadena de bases militares.
Finalmente, Pekín se opone ahora con más firmeza, en el plano internacional, al intervencionismo de EE UU. Después de apoyar la intervención estadounidense en Libia, se unió a Rusia en el apoyo al régimen de Asad en Siria frente a la exigencia de EE UU de que dimita. También se ha opuesto repetidamente a las sanciones de EE UU contra Irán. Y al desacelerarse su crecimiento económico, China se ha vuelto todavía más contestataria frente a EE UU. Últimamente, ambos países han protagonizado pequeñas, pero ominosas, provocaciones entre sí. En octubre de 2015, un destructor de la flota estadounidense, el USS Lassen, se opuso a la reivindicación de soberanía sobre aguas territoriales por parte de China, provocando que patrulleras chinas hicieran frente a su presencia. En diciembre, un bombardero B-52 estadounidense voló cerca de las islas Spratly, en el mar del Sur de China. El ministro de defensa chino declaró: “Las acciones de EE UU constituyen una grave provocación militar y agravan la situación e incluso militarizan el estado en el mar del Sur de China”.

La nueva guerra fría de Washington con Rusia

EE UU se enfrenta asimismo a una Rusia revitalizada que persigue con creciente ahínco sus propias ambiciones imperialistas en Europa Oriental y Oriente Medio. El gobierno de Bill Clinton había impuesto fuertes ajustes estructurales de cariz neoliberal en Rusia tras el colapso de su imperio. También incorporó gran parte de su antiguo imperio de Europa Oriental en la UE y la OTAN aplicando una política que el asesor de seguridad nacional de Clinton, Anthony Lake, llamó “de ampliación”. Cuando Putin llegó al poder, rápidamente se puso a renacionalizar partes de la industria energética con el fin de reconstruir el poder de Rusia y reafirmar la influencia del Kremlin en Europa Oriental y Asia Central. Inevitablemente, EE UU y Rusia entraron en un rumbo de confrontación. Sus relaciones alcanzaron el punto más bajo durante el gobierno de Bush, que trató de aprovechar las llamadas “revoluciones de colores” en Europa Oriental para asegurar el ascenso al poder de nuevos gobiernos aliados. En respuesta a ello, Putin se opuso a la guerra de Bush en Irak.
El gobierno de Obama esperaba “resetear” sus relaciones con Rusia, pero ahora se ha empantanado en lo que el ex primer ministro soviético, Mijaíl Gorbachov, ha calificado de “nueva guerra fría”. Esto ha salpicado a su vez a dos conflictos latentes entre aliados de Rusia y EE UU en el antiguo imperio ruso. El primer enfrentamiento estalló con la amenaza de Georgia de incorporarse a la OTAN. Esto precipitó una guerra entre Rusia y Georgia en 2008. Putin logró parar la integración de Georgia en la OTAN y ocupa actualmente los territorios étnicamente rusos de Abjasia y Osetia del Sur. El segundo conflicto es el de la explosiva situación de Ucrania. EE UU hizo lo posible por aprovechar una revuelta popular contra el gobierno con el fin de atraer el país a la órbita occidental. Putin respondió armando a los rusos étnicos del país y después invadió y se anexionó Crimea. EE UU ha financiado el nuevo régimen ucraniano y empujado a la Unión Europea a imponer sanciones a Rusia para ahogar su economía.
Los dos bandos han incrementado el despliegue de equipamientos militares en Europa Oriental. EE UU ha enviado tanques, vehículos de combate y morteros a sus aliados. El Kremlin, a su vez, ha acelerado el despliegue de equipos militares similares junto a sus fronteras y ha anunciado la incorporación de 40 nuevos misiles balísticos intercontinentales a su arsenal nuclear. Al parecer, estos misiles son capaces de atravesar el escudo antimisiles estadounidense instalado en Europa. Obama ha respondido acusando a Putin de violar tratados e incrementando todavía más el dispositivo militar de EE UU en Europa.
Temerosos del imperialismo ruso, muchos Estados de Europa Oriental, como Montenegro, se plantean ahora integrarse en la OTAN. Y el nuevo gobierno derechista de Polonia ha solicitado a la OTAN el despliegue permanente de tropas en su país. El Kremlin amenaza a Estados como Suecia y Finlandia en sus fronteras para evitar que se unan a la OTAN. Uno de los asesores de Putin, Sergei Márkov, ha apretado las clavijas a Finlandia indicando a su gobierno que “piense en las consecuencias si se plantea integrarse en la OTAN. Debe preguntarse si la entrada pudiera desencadenar la tercera guerra mundial”.
Aunque no existen planes para incrementar el número de tropas de EE UU-OTAN en Europa Oriental, el conflicto con Rusia ha llevado claramente a la Alianza –que con anterioridad ya se había planteado la conveniencia de asumir un mayor papel de policía internacional– a insistir más en la “seguridad” europea frente a Rusia. Tal como señala un informe del Congreso estadounidense, “en la cumbre de 2014 de la OTAN en Gales, los 28 Estados miembros aprobaron un ‘plan de acción de alerta’ que el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, calificó de ‘el mayor refuerzo de nuestra defensa colectiva desde el final de la guerra fría’. El plan esboza medidas en Europa Central y Oriental como la mejora de la infraestructura, el redespliegue de equipos y suministros y la designación de bases para los despliegues de tropas. Los aliados aprobaron además la creación de una nueva fuerza conjunta de muy alta disponibilidad (Very High Readiness Joint Task Force (VJTF), entendida como una sección más pequeña y especializada de la fuerza de respuesta de la OTAN, capaz de desplegarse ‘en cuestión de días’ para responder a cualquier amenaza contra un aliado. Está previsto que la VJTF sea una fuerza terrestre de unos 4.000 soldados y que cuente con el adecuado apoyo aéreo, marítimo y de operaciones especiales. Además, los líderes aliados prometieron en la cumbre de Gales frenar la caída del gasto de defensa y esforzarse en alcanzar un gasto de defensa equivalente al 2 % del PIB –un objetivo de la alianza desde hace tiempo– en el plazo de una década”.
Sin embargo, vistas las múltiples crisis presupuestarias y del endeudamiento en Europa, está por ver cómo podrán cumplirse estos compromisos financieros. También ha habido mayores esfuerzos por parte de los Estados europeos, hasta ahora con resultados desiguales, por reducir su dependencia del gas natural ruso, del mismo modo que Rusia ha cancelado planes para construir gasoductos hacia Europa Oriental y está buscando acuerdos en este terreno con China y Turquía. En respuesta a EE UU y la OTAN, el Kremlin ha declarado, por primera vez desde el final de la guerra fría, que EE UU es una amenaza para su seguridad nacional. Su nuevo documento de defensa, Sobre la estrategia de seguridad nacional de la Federación Rusa, acusa a EE UU de organizar un golpe en Ucrania, expandir la OTAN y “aspirar a conservar su dominación en asuntos globales”.
La nueva guerra fría de Washington también ha llevado a Rusia a abrazarse todavía más a China. En 2014 firmó un acuerdo energético por valor de 400.000 millones de dólares con Pekín. Rusia entiende que esta es una manera de paliar los efectos de las sanciones occidentales y de encontrar en China un mercado alternativo para su industria de gas natural, mientras que China concibe el acuerdo como un medio para reducir su dependencia de las reservas energéticas de Oriente Medio.
EE UU se enfrenta ahora, con la alianza de Rusia y China, precisamente a lo que había intentado evitar tras la guerra fría: el desarrollo de alianzas que rivalicen con EE UU y tengan acceso independiente a las reservas energéticas. En Forbes, Mark Adomanis advierte de que “una alianza Rusia-China sería, por supuesto, un desastre absoluto para EE UU, prácticamente la única agrupación de países que estaría realmente interesada y sería capaz de disputarle su liderazgo global. Prevenir la aparición de una alianza Rusia-China debería ser una de las grandes prioridades de la política exterior estadounidense, pero… nadie parece prestarle atención… La comunidad de política exterior de EE UU ha de despertar, pues de lo contrario, dentro de un decenio asistiremos a debates sobre ‘quién perdió Eurasia”. Texto: Ashley Smith. Ver: Parte III

12 feb. 2017

Rivalidad entre imperios (parte I de IV)

Hemos entrado en una nueva época del imperialismo mundial. Los hitos del proceso copan las noticias diarias. EE UU y China se disputan la hegemonía en Asia. En Europa Oriental, Rusia y EE UU se han enfrascado en una nueva guerra fría. Estas potencias también apoyan a bandos opuestos en el creciente conflicto internacional en Oriente Medio. Tales rivalidades desmienten la tesis de Karl Kautsky, quien a comienzos del siglo XX sostenía que el mundo había entrado en una nueva fase del capitalismo, en la que las clases dominantes del mundo, salvo algunas excepciones menores, se habían unido de cara a la explotación pacífica de los trabajadores y los recursos del planeta.
El auge neoliberal de comienzos de la década de 1980 hasta el año 2008 es la causa principal de esta nueva rivalidad imperial. Ha reordenado las placas tectónicas de la economía mundial. Países como China se han convertido en nuevos epicentros de acumulación de capital. Inevitablemente han ganado fuerza en el sistema mundial y así han entrado en conflicto con la potencia hegemónica, EE UU, que ha sufrido un declive relativo a raíz de las crisis económica, imperial y política.

Todo esto ha creado un nuevo mundo multipolar asimétrico. EE UU sigue siendo la única superpotencia, pero ahora se enfrenta a un rival global potencial en China y a una serie de potencias regionales, desde Rusia hasta Brasil. También afronta conflictos entre varios Estados ascendentes que escapan a su control. El desplome global duradero del sistema mundial y la reciente desaceleración de la economía china no harán más que exacerbar las tensiones entre las diversas potencias. Todos los rincones del mundo están en juego, desde las Américas hasta Asia, Europa, África e incluso el Ártico y la Antártida.
El gobierno de Obama dejó bien claro que, según sus propias palabras, “el liderazgo global de EE UU sigue siendo indispensable”. No obstante, su declive relativo le ha forzado a revisar su estrategia imperial. Al tiempo que trata de sustraer a EE UU de guerras terrestres en Oriente Medio y Asia Central y retornar a una política de equilibrio entre potencias regionales, Obama intenta reorientar la potencia estadounidense para enfrentarse a Rusia en Europa Oriental y, sobre todo, para centrarse en Asia a fin de contener el ascenso de China como potencia regional y futura potencia mundial. Todo esto augura una conflictividad creciente dentro del sistema global.

El capitalismo incuba la rivalidad interimperial

La teoría marxista clásica del imperialismo sigue siendo el mejor instrumento para analizar estas rivalidades en curso. Vladímir Lenin esbozó el planteamiento básico en su folleto 'El imperialismo, fase superior del capitalismo'. Nikolai Bujarin lo desarrolló de un modo más sistemático en su libro titulado 'El imperialismo y la economía mundial'. En esencia, señalan que la lógica competitiva del capitalismo empuja a las empresas a ir más allá de las fronteras de la economía nacional para buscar recursos, mercados y mano de obra en todo el mundo. Cada uno de los Estados capitalistas acumula enormes arsenales militares para asegurar los intereses de sus empresas dentro del sistema. De este modo, la competencia económica entre capitales da pie a la competencia imperial entre Estados en torno al reparto y la modificación del reparto del mundo. Estas rivalidades pueden desencadenar una guerra entre las grandes potencias.
Los vencedores en estos conflictos tratan de imponer una nueva jerarquía entre los Estados capitalistas. Algunos se sientan en lo alto, otros debajo, y los que están abajo del todo sufren opresión nacional, bien directamente mediante el dominio colonial, bien indirectamente a través de la sumisión política y económica a los dictados de los Estados más poderosos. Sin embargo, según Lenin y Bujarin, estas jerarquías nunca son permanentes. La ley del desarrollo desigual en el capitalismo, que León Trotsky profundizó con la 'ley de desarrollo desigual y combinado', altera continuamente el orden de los Estados. Viejas potencias se atrofian, surgen nuevas potencias capitalistas que entran en conflicto cuando cada una trata de ordenar el sistema a favor de su propia clase capitalista.
Los marxistas clásicos desarrollaron su teoría polemizando con su coetáneo Kautsky, quien argumentaba que el capitalismo podía dar lugar al ultraimperialismo, en el que las potencias capitalistas podían unirse en torno a la explotación pacífica y cooperativa de la población trabajadora del mundo. Su ingenuidad teórica fue desmentida por toda la historia del siglo XX y ahora por las nuevas rivalidades del siglo XXI. Hemos conocido una sucesión de fases de conflicto interimperial. Primero fue el periodo clásico del imperialismo, cuando las grandes potencias en un orden multipolar se apresuraron a construir imperios coloniales, se repartieron el mundo y desencadenaron dos guerras mundiales. El triunfo de EE UU y la URSS, resultante de esa catástrofe fratricida, dio lugar al orden bipolar de la guerra fría. Con el colapso del imperio soviético, el imperialismo y la rivalidad interimperial no cesaron sino que dieron lugar a un momento unipolar, hasta que este sucumbió ante el orden mundial multipolar asimétrico de hoy en día.

El momento unipolar

En su obra de referencia titulada 'The Making of Global Capitalism', Leo Panitch y Sam Gindin generalizan excesivamente el momento unipolar, creyendo que la dominación mundial de EE UU, que ellos consideran persistente e inalterable, invalida la teoría de Lenin y Bujarin. EE UU ha intentado, en efecto, asegurar un orden mundial unipolar e impedir el ascenso de cualquier competidor equiparable. Lo ha conseguido durante un tiempo, hasta que el auge neoliberal y las propias crisis de EE UU han socavado su hegemonía. Ha desarrollado una amplia estrategia encaminada a incorporar y subordinar todos los Estados del mundo en las estructuras políticas, económicas y militares que había creado en su bloque durante la guerra fría. Como señala el Nosferatu del imperialismo estadounidense, Zbigniew Brzezinski, en su libro 'The Grand Chessboard', “los tres grandes imperativos de la geoestrategia imperial consisten en impedir la colusión de los vasallos y mantener su dependencia en materia de seguridad, asegurar que los Estados tributarios permanezcan acomodaticios y protegidos y evitar que los bárbaros se junten”.
Este proyecto fue un éxito para EE UU en la década de 1990. La clase capitalista estadounidense reestructuró su economía y restableció su predominio económico relativo sobre Japón y Alemania. Trató de integrar a sus antiguos rivales de la guerra fría en su imperio. Con China ya había establecido una alianza en la década de 1970, y en los años noventa intentó convertirla en una plataforma de fabricación destinada a la exportación para el capital estadounidense e internacional. Junto con sus aliados, impuso un ajuste estructural neoliberal en Rusia y se apoderó de la zona de influencia de esta en Europa Oriental, incorporando a muchos de los nuevos Estados independientes en la Unión Europea (UE) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).
EE UU utilizó varios organismos internacionales, como Naciones Unidas, para asimilar políticamente a países que habían estado en la zona de influencia rusa o en el campo no alineado. Intensificó el uso del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, así como la recién estrenada Organización Mundial del Comercio (OMC), para abrir las economías capitalistas estatalizadas y someterlas en su conjunto a un orden económico neoliberal supervisado por EE UU, cuyos principios orientadores eran la desregulación, la privatización y la globalización.
El momento unipolar no trajo la paz ni el prometido dividendo de la paz. En vez de ello, EE UU mantuvo su enorme aparato militar y lo empleó para imponer su dominio neoliberal informal frente a los llamados Estados granujas como Irak y Corea del Norte; asumió la tarea de policía internacional para poner orden en los llamados Estados fallidos como Somalia y Haití; y blandió su vasta flota de guerra para intimidar a cualquiera que contestara su dominación.

El auge neoliberal socava la unipolaridad

Tal como habrían predicho los marxistas clásicos, la ley del desarrollo desigual y combinado socavó la hegemonía indiscutida de EE UU. El auge neoliberal sería la fuerza motriz de este proceso. Como demuestra David McNally en su libro 'The Global Slump', las clases capitalistas superaron la crisis de la década de 1970 y pusieron en marcha una expansión masiva en el mundo capitalista avanzado y partes del mundo en desarrollo, especialmente alrededor de China en el noreste de Asia. El auge neoliberal de 1982 a 2007 triplicó el volumen de la economía mundial. Este auge generó nuevos centros de acumulación de capital, como China, que pasó a defender sus intereses de forma más enérgica dentro del sistema mundial, a veces conjuntamente con EE UU y en otras ocasiones en oposición a EE UU. Wall Street dio en llamar a estos países los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). La lista podría completarse con muchos otros, como Arabia Saudí o Australia.
Los dos más importantes entre ellos son China y Rusia. China ha conservado la propiedad estatal sobre sectores clave de su economía (como el energético), ha obligado a los inversores extranjeros a asociarse con empresas chinas y ha desarrollado su propia clase capitalista. De este modo, a pesar de su apertura al sistema mundial y a la entrada masiva de inversión extranjera directa, China conserva un alto grado de independencia como potencia emergente. Actualmente es el fabricante más grande del mundo y su economía es la segunda más importante. Rusia, después de recuperarse de la terapia de choque neoliberal de los años noventa, ha conseguido recuperarse también como potencia regional. Bajo el gobierno de Vladímir Putin, ha renacionalizado gran parte de su sector energético y se ha convertido en una potencia petrolera respaldada por un enorme arsenal de cabezas nucleares. Gracias a la liquidez que le proporcionó el auge de su industria petrolera y de gas natural, comenzó a repeler la invasión estadounidense en su antiguo imperio en Europa Oriental y Asia Central.
China y Rusia, así como el resto de los BRICS, son ahora importantes países en el sistema mundial. Sin embargo, es importante no ponerlos a todos en el mismo saco. China es una potencia económica, militar y geopolítica en ascenso. Rusia es una potencia económica muy venida a menos, pero su industria energética y su arsenal militar hacen de ella una fuerza regional capaz de hacer valer su poder a escala internacional. Otros, como Brasil o Sudáfrica, son a lo sumo potencias regionales. Tampoco comparten intereses comunes y han colisionado en torno a una serie de cuestiones, desde el comercio hasta la geopolítica.
El cambio de la correlación de fuerzas en el sistema de Estados se pone claramente de manifiesto en las estructuras institucionales del capitalismo mundial. Reconociendo el ascenso de nuevos países capitalistas, EE UU decidió, tras el estallido de la Gran Recesión, ampliar la reunión de las tradicionales potencias del G-7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y EE UU) a un nuevo grupo G-20. Una fuente declaró a The Guardian que “la aparición del G-20 –que incluye a China, India, Brasil y otros países emergentes– reveló que el G-7 tenía que cambiar o volverse irrelevante”. El G-20 se ha convertido ahora en el principal foro mundial para el debate entre los Estados capitalistas dominantes. The Economist escribió, tal vez en un exceso de optimismo, que “no es un nuevo Bretton Woods, pero sí un cambio decisivo del viejo orden mundial”.
En realidad, EE UU no ha logrado integrar sin problemas a las nuevas potencias en este orden. Por ejemplo, las divisiones entre ellas han paralizado la OMC, que en 2001 inauguró la ronda de Doha para un pacto comercial global y esperaba tenerlo concluido en 2005. Sin embargo, los desacuerdos entre los países capitalistas avanzados y los BRICS en torno a los subsidios agrícolas y las barreras a la importación frustraron las negociaciones, que finalizaron en 2015 sin acuerdo. Tras el fracaso de la OMC, las diferentes potencias capitalistas han forjado pactos regionales y bilaterales en beneficio propio, lo que ha llevado a algunos economistas neoliberales a preocuparse por el ocaso del orden neoliberal. Crédit Suisse publicó un nuevo informe que advertía ante “un posible abandono de la globalización a favor de un mundo multipolar”.

Las múltiples crisis del imperialismo estadounidense

Cuando el auge del neoliberalismo creó nuevos rivales, EE UU sufrió tres crisis que provocaron su declive relativo y precipitaron el final del momento unipolar. En primer lugar, y ante todo, sufrió una crisis imperial con sus derrotas en Afganistán e Irak. Con la excusa de la llamada “guerra contra el terrorismo”, el gobierno de George Bush había planeado afianzar su dominación global tomando el control de Irak y remodelando Oriente Medio bajo su égida. EE UU esperaba controlar a sus rivales potenciales que dependen del petróleo de la región al tener la mano en el grifo. Pero las invasiones y ocupaciones de Bush acabaron mal. El ex director de la Agencia Nacional de Seguridad bajo el gobierno de Reagan, general Odom, calificó la guerra de Irak como el “mayor desastre estratégico de la historia de EE UU” y dijo que era “mucho más grave que Vietnam”. La suerte de EE UU en Afganistán apenas fue mejor. Esta es ahora la guerra más larga de la historia de EE UU y tras bastante más de una década de ocupación y combate, EE UU y el débil régimen títere que ha instalado todavía están luchando contra los talibán resurrectos. Con EE UU empantanado y gastando billones de dólares en destrozar Irak y Afganistán, sus rivales, en particular China, han ganado espacio para sacar músculo.
En segundo lugar, la crisis económica de 2008 puso fin al prolongado auge neoliberal, socavando todavía más la hegemonía estadounidense. La Gran Recesión y la consiguiente depresión mundial golpeó de forma particularmente fuerte a EE UU, Europa y Japón. Tal como documenta Edward Luce, “en 1969, EE UU recibía el 36 % de la renta mundial a precios de mercado, de acuerdo con las Perspectivas de la Economía Mundial del FMI. La parte que se llevaba EE UU había descendido al 31 % en el año 2000. Entonces comenzó a caer en picado. En 2010, EE UU se embolsó apenas el 23,1 % de la renta mundial. En una década, EE UU perdió el 7 % de la renta mundial”.
Además de estas dos crisis, EE UU experimenta una tercera: el bloqueo político entre el Congreso y el gobierno de Obama. Ambos partidos capitalistas están a matar entre ellos. Los Republicanos se han convertido en “el partido del no”. Son rehenes del ala radical de Tea Party, lo que les permite ganar elecciones, pero le lleva a oponerse a proyectos que el capital apoya, como el rescate de bancos y grandes empresas tras la Gran Recesión.
A pesar de su triple crisis, EE UU sigue siendo la única superpotencia mundial. Su economía es la más grande, su ejército es de lejos el más poderoso (el presupuesto militar estadounidense es mayor que los de los nueve países siguientes juntos), y por eso detenta el mayor poder geopolítico. Sin embargo, su declive relativo significa que ya no es capaz de imponer su voluntad, como lo fue en el momento unipolar de los años noventa. Sus diversos rivales internacionales y regionales tienen más capacidad y margen de maniobra para llevar adelante sus propios planes. No obstante, lejos de retirarse con el rabo entre las piernas, EE UU está decidido a conservar su dominación global. Aunque Washington ha estado paralizado, las líneas maestras del proyecto imperial estadounidense están claras. La clase dominante pretende sacar provecho de la mano de obra barata de EE UU y de sectores de su industria para hacerlos funcionar con su petróleo extraído mediante fracking y su gas natural de producción nacional. Sobre la base de su economía renovada, espera reafirmar su poder en el sistema mundial.Texto: Ashley Smith. Ver: Parte II