26 feb. 2017

Los rescates financieros y el coste oculto

Los rescates en la UE entrañan un coste oculto para los contribuyentes. Además de los fondos públicos utilizados para los rescates propiamente dichos, se han otorgado contratos de cientos de millones de euros a un pequeño número de consultoras financieras para asesorar a los Estados miembros y a las instituciones de la UE. 


Las llamadas Cuatro Grandes empresas de 'auditoría' del mundo (EY, Deloitte, KPMG y PWC), junto a un pequeño grupo de empresas de 'consultoría financiera', han diseñado los paquetes de rescate más importantes de la Unión. A estas empresas, además, se las ha recompensado con más contratos, a pesar de que hubieran prestado un mal asesoramiento y de que no dieran la voz de alarma en algunos momentos fundamentales.
Durante años, hemos estado investigando las medidas de austeridad y los extensos programas de privatización en Europa. A raíz de nuestro último informe -ver autores del texto- sobre la industria de la privatización en Europa, decidimos profundizar en las empresas que participan en los numerosos programas de rescate de la UE, y detectamos un patrón de una similitud sorprendente. El negocio del rescate revela los costes ocultos de los paquetes de rescate y una inquietante multitud de conflictos de interés.
Desde la crisis financiera de 2008, la ciudadanía europea se ha ido acostumbrando cada vez más a la idea de que se pueden utilizar fondos públicos para salvar de la quiebra a las instituciones financieras. Entre 2008 y 2015, los Estados miembros de la Unión Europea (UE), con la aprobación y el apoyo de las instituciones europeas, gastaron 747.000 millones de euros en distintos tipos de paquetes de rescate o planes de ayuda (como recapitalizaciones y otras medidas para proporcionar liquidez), además de comprometer otros 1,188 billones de euros en garantías sobre pasivos.
A octubre de 2016, los contribuyentes habían perdido para siempre 213.000 millones de euros ―el equivalente al PIB de Finlandia y Luxemburgo combinados, o 3 años y 3 meses de todos los gastos militares de la Federación Rusa ― como resultado de los diversos paquetes de rescate. 

A pesar de lo considerable de esta creciente cifra, los paquetes de rescate conllevan aún otro coste oculto: los honorarios astronómicos que cobran los expertos financieros que asesoraron a los Gobiernos y a las instituciones de la UE sobre cómo rescatar a los bancos. Texto: Sol Trumbo Vila y Matthijs Peters. Ver también: El coste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.