1 may. 2016

Primaveras árabes (Parte I de II)

En 1979 el regimen dictatorial y pro norteamericano del Sha Reza Pahlevi de Persia, Irán, cayó tras una revolución popular, llegando al poder el Ayatolah Jomeini, exiliado en París. A la CIA se le había ido de las manos su gran aliado, junto con Arabia Saudí, en oriente próximo. El 4 de Noviembre era asaltada la embajada norteamericana por milicias radicales musulmanas; tomaron unos 60 rehenes y el cautiverio duró 444 días, hasta enero de 1.981. Meses después Iraq, con un Sadam Hussein al frente, aterrorizado por el radicalismo integrista musulmán del nuevo líder espiritual persa,  atacaba Irán con el fuerte apoyo militar de los EE.UU. y económico de Kuwait.
Tras años de guerra, y devastados ambos países se firmó la paz en 1.988. El petróleo barato se iba a acabar y el Gobierno USA lo sabía, siendo además el mayor consumidor del oro negro del mundo. El destrozo del hasta ahora estable tablero político-económico de oriente próximo había comenzado. Kuwait demandó a Sadam la devolución de los préstamos, algo que Iraq no podía, arruinado, acometer. Además, la política de producción de petróleo de ambos países era contraopuesta: Iraq quería poco petróleo en el mercado internacional y caro y Kuwait lo contrario. Iraq acusó a Kuwait de 'robarle' petróleo por el subsuelo. Rotas las conversaciones, el 2 de Agosto de 1.990 Iraq invade a su pequeño vecino y pocos días después integra a éste en su territorio como una provincia más. En 1.991 una 'coalición' de países aliados ataca Iraq en la llamada operación tormenta del desierto; en realidad el peso de la operación lo llevó el Pentágono USA. Cuando se dio por finiquitada la operación, Iraq era un país en ruinas, sometido a todo tipo de 'castigos' por parte de los vencedores occidentales y de sus vecinos productores de petróleo. El mundo árabe, es decir: el pueblo de los diferentes países musulmanes del mundo empezaron a clamar contra las atrocidades que se estaban cometiendo contra la población civil, embargos de todo tipo, y que se habían producido durante la desigual contienda militar. Ni que decir tiene que Israel se las tenía tiesas con los oprimidos vecinos palestinos día tras día. 


La fiesta desestabilizadora iba en aumento. 

Mientras tanto a principios de 1989 el ejército soviético salía de Afganistán donde había librado una cruenta guerra de 11 años y dejando a la URSS quebrada economicamente y al país árabe hecho añicos. USA y la CIA habían derrotado al ogro, la URSS/Rusia, y lo celebraban con algarabías sin fin; además tenían otro aliado en la zona: Bin Laden, comandante de un ejercito de yihadistas-muyaidines radicales formados militarmente y con una fuerte carga ideológica en el pensar: Occidente era Satán, y aquí no distinguían entre regímenes militares o políticos. Habían nacido los anti cruzados. 
La 'cosa' marchaba. Iraq en ruinas, Afganistán convertido en un reino de 'taifas' y tribus armadas hasta los dientes, pero 'aliados' de occidente, Palestina sometida, e Israel haciendo trabajos sucios para la CIA en el Mediterráneo magrebí... a escasos kilómetros de las costas europeas.
Pero los aliados de antaño se habían hecho mayores y se habían independizado de 'Occidente'. Los grandes aliados de USA Arabia Saudí y Paquistán habían reconocido oficialmente al régimen radical afgano. El monstruo ya andaba solo. Financiado y armado, un país sin Estado, era como gallina sin cabeza y Bin Laden era el 'profeta'. 
Y en estas que llegó el atentado a las Torres Gemelas en Nueva York perpetrado por agentes formados en occidente, musulmanes y al servicio de la causa justa contra el 'infiel'. 
El Gobierno USA quedó paralizado. La carita de G. W. Bush al enterarse del hecho es un poema. Había que responder al ataque de los enemigos del pueblo americano y su forma de vida, pero: ¿quien era el enemigo? Y sobre todo: ¿Donde hallarlo? Decidieron que podía estar, vamos a ver... ¿en Afganistán? 'Si, nos vale'. Y allá que se lanzó USA a la invasión de un inexistente país sin Estado; y llamaron a la cosa: 'Operación Libertad Duradera'. 'Cosa' que aún está por finiquitar. 
Y mientras tanto y hasta el día de hoy en Iraq la fiesta de la destrucción y guerra civil continua sin visos de solución. USA ha creado su gigantesca embajada y construidas varias bases militares totalmente aisladas de la población y con autonomía total independiente del 'Estado' Iraquí. 
Mientras tanto seguía aumentando el descontento de las poblaciones árabes y o musulmanas del mundo por el proceder de occidente contra los pueblos afganos, iraquíes, palestinos, saudíes... Y a la vez los Estados Unidos de América iban aumentando sus reservas y o producciones de petróleo y gas con la finalidad de independizarse de las importaciones de terceros países y sus vaivenes económicos, políticos y militares. Algo que no le sucedía a su gran aliado la Unión Europea, que depende de Rusia -de nuevo gran enemigo de los USA-, del norte de África y de oriente medio y próximo para su suministro de energía de origen fósil. 
Por otra parte ya se había sometido a Gadafi en Libia, en Argelia se daba por finalizada la guerra civil y con Irán se templaban gaitas para sellar acuerdos políticos y económicos. Así pues el Mediterráneo magrebí y árabe se apaciguaba; algo de sumo interés para la Unión Europea. Texto: @JavierGiner. Ver: PARTE 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.