31 jul. 2015

Goldman Sachs y Grecia

El banco de inversión Goldman Sachs ganó millones de dólares por ayudar a ocultar la verdadera magnitud de la deuda exterior griega-que elevó a casi el doble de su tamaño-. Del mismo modo, ciudades y Estados de los EE.UU. se vieron obligados a recortar los servicios esenciales, ya que estuvieron vinculados a operaciones similares. 
La crisis de la deuda griega pone de relieve una vez más el poder de persuasión y la depredación de Wall Street, una realidad que permanece invisible en la mayoría de los informes sobre la crisis en todo el mundo.
La crisis se agravó hace años por una operación de Goldman Sachs, ideada por el actual director ejecutivo del banco, Lloyd Blankfein. Junto con su equipo, Blankfein ayudó a Grecia ocultar el verdadero tamaño de su deuda y en el proceso se convirtió prácticamente en el doble de tamaño. Así como ocurrió con la crisis subprime y los préstamos abusivos, en Estados Unidos, que llevó a la crítica situación actual de muchas ciudades de Estados Unidos,  Wall Street tuvo un papel importante en la crisis griega, aunque poco reconocido.
En 2001 Grecia buscó la manera de enmascarar sus problemas financieros crecientes. El Tratado de Maastricht exigía que todos los miembros de la zona euro mostraran mejoras en las cuentas públicas, pero Grecia iba en la dirección opuesta. Así que Goldman Sachs llegó a su rescate, ofreciendo un préstamo secreto de 2,8 millones de euros, disfrazado como un swap de divisas -una operación complicada en la que la deuda de Grecia en moneda extranjera se convirtió en bonos de moneda local, utilizando un tipo de cambio ficticio-. 

Como resultado, alrededor del 2% de la deuda de Grecia mágicamente desapareció de sus cuentas nacionales. Christoforos Sardelis, entonces jefe de la Agencia de Gestión de la Deuda Pública de Grecia, más tarde describió el acuerdo sobre el negocio en Bloomberg como “una historia muy atractiva entre dos pecadores”. Para los servicios, Goldman recibió la suma colosal de 600 millones de euros (793 millones de dólares), de acuerdo con Spyros Papanicolaou, quien reemplazó a Sardelis en 2005. Esto representó casi el 12% de los ingresos de la unidad gigantesca de comercio y del principal de Inversión de Goldman en 2001. que, por cierto, rompió récord de ventas ese año.
Así, el acuerdo se agrió. Después de los ataques del 11 de septiembre, los rendimientos de los bonos cayeron, lo que resultó en una gran pérdida para Grecia debido a la fórmula utilizada por Goldman para calcular el pago de la deuda del país para el canje. En 2005 Grecia tenía de deuda casi el doble de la que incluía el acuerdo, por lo que el monto de la deuda no declarada pasó de 2.8 mil millones a 5.1 mil millones de euros. En 2005, se reestructuró el acuerdo y la deuda fija quedó en 5,1 millones. Tal vez no por casualidad, Mario Draghi, ahora presidente del Banco Central Europeo y un actor clave en el actual drama griego, era entonces el director de la división internacional de Goldman.
Grecia no fue el único pecado. En 2008, las normas contables de la Unión Europea permitían a los miembros girar sus deudas a través de las denominadas tasas de no mercado de intercambio de divisas, estimulados por Goldman y otros bancos de Wall Street. A finales de 1990, JPMorgan permitió  a Italia ocultar su moneda de intercambio de deuda a un tipo de cambio favorable, lo que socavó a Italia para hacer los pagos futuros que no aparecían en las cuentas nacionales como obligaciones futuras.
Pero fue Grecia la que quedó en peor situación, y Goldman fue el mayor facilitador. Sin lugar a dudas el país sufre por tantos años de corrupción y de evasión fiscal de sus élites. Pero Goldman no era un espectador inocente: incrementó su beneficio por el comercio mayorista  con Grecia, al igual que gran parte del mercado mundial. Otros bancos de Wall Street siguieron su ejemplo. Cuando la burbuja estalló,  la especulación dejó a la economía mundial al borde del desastre.
Incluso con la economía mundial recuperándose de los excesos de Wall Street, Goldman ofreció a Grecia otro dispositivo. A principios de noviembre de 2009, tres meses antes de la crisis de deuda del país, un equipo de Goldman propone un instrumento financiero que prolongaría la deuda del sistema de salud en Grecia durante muchos años. Esta vez, sin embargo, Grecia no aceptó.
Como sabemos, Wall Street fue rescatado por los contribuyentes estadounidenses. En los años siguientes, los bancos volvieron a ser rentables y pagaron sus préstamos de rescate. Las acciones bancarias se dispararon. En noviembre de 2008 una acción de Goldman se valía  $ 53; hoy en día el valor es de más de $ 200. Los ejecutivos de Goldman y otros bancos de Wall Street habían recibido enormes bonificaciones. Sólo el año pasado, Blankfein, ahora director ejecutivo de Goldman, ganó US $ 24 mil millones. Mientras tanto, el pueblo de Grecia lucha por comprar medicinas y alimentos. Hay situaciones similares en los EE.UU. a partir de los préstamos abusivos realizados por Goldman, otros grandes bancos y empresas financieras que eran aliados en los años previos al estallido de la burbuja. Hoy en día, mientras que los banqueros disfrutan de sus vacaciones en los Hamptons, millones de estadounidenses siguen sufriendo las consecuencias de la crisis financiera, habiendo perdido sus empleos, ahorros e incluso sus hogares.
Del mismo modo las ciudades y los estados se han visto obligados a recortar los servicios esenciales porque están atrapados en operaciones similares, negociadas por los mismos bancos de Wall Street. Muchas de estas operaciones implican swaps como los realizados entre Goldman y el gobierno griego. Del mismo modo que lo hicieron con el gobierno griego, Goldman y otros bancos aseguraron a los municipios que la mejor tasa de tipo de cambio sería obtener préstamos más baratos que negociar con cuotas fijas tradicionales -mientras que por otro lado, minimizaban los riesgos empresariales-. Cuando las tasas de interés swaps se derrumbaron y terminó costando mucho más, Goldman y otros bancos se negaron a negociar con los municipios, que tuvieron que pagar fuertes multas para poder liquidar los contratos.
Hace tres años, el Departamento de Agua de Detroit tuvo que pagar a Goldman y otros bancos multas por un total de 547 millones de dólares para poner fin a los swaps de tasas de interés desfavorable. Hoy en día, el 40% de las facturas de agua de Detroit todavía se destinan al pago de la multa. Residentes de Detroit cuya agua fue cortada porque no podían pagar no tienen idea de que los responsables de la situación son los Goldman y otros grandes bancos. Del mismo modo el sistema educativo en Chicago -cuyo presupuesto ya ha sido recortado hasta los huesos- debe pagar más de $ 200 millones en multas por el cierre de operaciones de Wall Street que obligó a las escuelas de Chicago a pagar 36 millones de dólares swaps de tipos de interés al año.
Una operación que implicaba swaps de tasas de interés que Goldman había negociado con Oakland, California, hace más de diez años terminó costando a la ciudad alrededor de $ 4 millones al año, pero el banco se negó a dar por terminado el acuerdo si Oakland no pagaba $16 millones  -lo que condujo a los legisladores locales a aprobar una resolución para boicotear a Goldman-. Cuando en una reunión de accionistas  a Blankfein se le preguntó sobre el caso explicó que romper un contrato válido iba en contra de los intereses de los accionistas.
Goldman Sachs y otros bancos gigantes de Wall Street están extremadamente calificados para vender  operaciones complejas, exagerando sus beneficios y minimizando los costos y riesgos. Eso es lo grande las mordidas de las tasas. Cuando un cliente tiene problemas -este cliente es un inversor americano, una ciudad de Estados Unidos o Grecia – Goldman esquiva y se esconde detrás de las formalidades legales y los intereses de los accionistas.
Los prestatarios que tienen problemas rara vez quedan sin culpa, por supuesto: por el gasto excesivo en el que fueron ingenuos o estúpidos como para ser embarcados en la  canoa de Goldman. Grecia había puesto en marcha sus propios problemas, los que ya tenían muchos propietarios y municipios estadounidenses.
Pero en todos los casos, Goldman Sachs sabía muy bien lo que estaba haciendo.  Sabían de los riesgos y los costos de las operaciones propuestas que  ellos hicieron aceptar seductoramente como reales. “Es una cuestión de moralidad”, dijo el socio en la reunión de Goldman en la que se discutió la situación de Oakland. Ver: G. S. & friends

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.